Empirismo

La necesidad humana de conocer todo aquello que le rodea, a hecho que el hombre se encuentre inmerso en una continua búsqueda de la verdad. Una verdad que en numerosas ocasiones a tenido la sensación de acariciar, pero esta satisfacción ha durado lo que dura una pompa de jabón suspendida en el aire, ya que inmediatamente aparecía una nueva teoría que demostraba que las concepciones que hasta entonces han sido válidas ya no lo son, imponiendo su reinado esta nueva forma de concebir las cosas, pero el destino de ésta será el mismo que la anterior. Y así el hombre, como el burro al que le cuelgan la zanahoria ante sus ojos y corre sin parar creyendo poder alcanzarla en alguna ocasión, se ve atrapado en un circuito cerrado donde el escepticismo se va alternando con el optimismo.
Lo que es una evidencia, es que todas las filosofías que han ido pasando a lo largo de la historia del pensamiento han ido dejando su granito de arena, de forma que poco a poco se ha podido disponer del material suficiente para la construcción del conocimiento científico actual.
Pero en este camino del epistemológico, no sólo se busca la verdad de todo lo que nos rodea, sino también sobre los medios de los que nos valemos para adquirir ese conocimiento, es decir, un saber sobre aquello que me proporciona el saber. Podríamos decir que existe un meta-saber y un saber-objeto. Por tanto, es inevitable que a parezcan preguntas como: ¿son realmente validos los medios de los que disponemos de forma natural (la razón, los sentidos) para alcanzar el conocimiento verdadero? ¿podemos estar seguro de que lo que percibimos con los sentidos o lo que nuestra razón nos hace creer, se corresponde con la realidad? ¿el mundo en el que creemos vivir (de forma individual, es decir, cada uno en su mundo), es realmente el mundo en el que viven todos los seres y cosas que percibimos o es fruto de un juego mental y sensitivo combinado?. Estas y otras preguntas que están aún sin responder mediante una demostración científica, quedarán atrapadas en las redes de la especulación, estando sujetas, así, a continuos intentos de dar una respuesta lo más acertada posible, pero influenciada, cómo no, por las condiciones históricas en las que se encuentre el osado pensador.
La razón de haber dedicado este trabajo al estudio del empirismo y en especial al pensamiento de Hume, ha sido debido al interés que suscita en mí la manera tan elocuente en que esta corriente filosófica da respuestas a las preguntas planteadas en el párrafo anterior. Preguntas que siempre han rondado en mi cabeza y que gracias a la oportunidad que me da esta asignatura de historia de a filosofía III, voy a poder enriquecer con argumentos en dos sentidos contrapuestos: racionalista y empirista, pues, tal como he dicho antes, la filosofía no es algo que salgan como las setas en la tierra húmeda, esporádicamente, sino que es un saber que se va depositando uno encima del otro, dando lugar a diferentes teorías pero de las que es imposible hablar olvidando todas aquellas que la han precedido. Por esto, el profundizar en Hume, en tanto que es el pensador que culmina el pensamiento empirista y eslabón de que enlaza con el pensamiento ilustrado, me permitirá tener un conocimiento amplio no sólo de los grandes filósofos empiristas, Locke y Berkeley, sino también de los racionalistas, sobre todo de Bacon y Descartes. A la vez que me preparara el terreno para un próximo trabajo sobre uno de los filósofos cuyo pensamiento es considerado como una de las columnas más importante del pensamiento occidental, Kant.

EL EMPIRSMO INGLES

a) Situación política y social en la Gran Bretaña del siglo XVII

Desde el punto de vista político, el siglo XVII fue especialmente agitado en Gran Bretaña. Jacobo I unió bajo su corona toda la isla de Irlanda y, al mismo tiempo, se caracterizó por su acérrima defensa de la teoría del origen divino del poder, de acuerdo con la cual reinó despóticamente, persiguiendo a los distintos grupos protestantes, muchos de los cuales se vieron obligados a emigrar a las colonias de América. Este gobierno absolutista arbitrario fue continuado por su hijo, Carlos I y terminó originando primeramente la rebelión de Escocia e Inglaterra y con posterioridad la del propio parlamento ingles, provocando, de este modo, la Guerra Civil o la Gran Rebelión en el año 1642.
En esta guerra se enfrentaron buena parte de la aristocracia tradicionalista, que apoyaba al rey, con el partido parlamentario, integrado por sectores enormemente heterogéneos: puritanos, campesinos, burguesía, etc.; durante varios años se luchó cruelmente en toda la isla, produciéndose al mismo tiempo problema y rivalidades en el seno del partido rebelde entre los distintos grupos que se enfrentaban al rey. La paz pareció llegar cuando el monarca se refugió en Escocia; pero tras un breve periodo de relativa calma, se reanudo la guerra civil (1648-1649); los puritanos, dirigidos por Oliver Cromwell, aplastaron al ejercito realista, el rey fue hecho prisionero y juzgado por el parlamento siendo condenado a muerte y ejecutado (1649). Cromwell se convirtió en el dueño del país e intentó conseguir la paz; pero las rivalidades y disensiones continuaron entre los distintos partidos y entre los distintos credos y tendencias religiosas.
Restablecida la monarquía años más tarde, volvieron a surgir los problemas religiosos; el rey Jacobo II favoreció los a católicos; por lo que provocó la reacción de los anglicanos y los puritanos, que le expulsaron del país y en su lugar llamaron a Guillermo de Orange, a quien proclamaron rey con el nombre de Guillermo III poniendo fin, de este modo, a la segunda revolución inglesa.
Las rivalidades políticas y religiosas que dieron lugar a estas guerras civiles, arruinaron grandes comarcas de Irlanda, Escocia e Inglaterra, provocaron grandes emigraciones y desplazamientos de personas, hicieron correr mucha sangre y supusieron un largo periodo muy amargo para los ingleses; por estas  circunstancias dichos sucesos influirían notablemente en las mentes de los filósofos empiristas ingleses a la hora de formular concepciones políticas.

b) El empirismo inglés como línea de pensamiento

La raíz griega de “empírico” significa “basado en ensayos o experimentos”. El término suele asociarse con “conocimiento”. Más concretamente, clasifica el conocimiento de acuerdo con el método por el cual se justifica. El conocimiento empírico es el conocimiento basado en la evidencia de la experiencia o la observación. Por empirismo se entiende en la filosofía occidental, a la doctrina que afirma que los hombres no pueden poseer ningún conocimiento del mundo sino el que derivan de la experiencia, mientras niega la posibilidad del pensamiento a priori
Cuando en la historia de la filosofía se habla del “periodo empirista” se alude a una línea de pensamiento que va desde Francis Bacon, quien opuso a los métodos deductivos tradicionales su método inductivo basado en la observación, hasta David Hume, en el siglo XVII. Es usual llamar “inglesa” a esta corriente filosófica ya que el ingles es la lengua en que esos filósofos se expresaban. Pero comprenden las distintas nacionalidades británicas y, justamente, los tres grandes maestros de su tramo culminante son: un ingles, John Locke; un irlandés, George Berkeley, y un escocés, David Hume.
El empirismo como todo pensamiento, no fue algo que apareciera de forma espontánea en la mente de una determinada persona de manera acabada, sino que tuvo que pasar un proceso de construcción. Por tanto no todos los filósofos que abarca el periodo empirista encajarían dentro de los límites de una definición doctrinal de empirismo en un sentido filosóficamente riguroso. Pues en Hobbes hay también un apriorismo racionalista y afirmaciones metafísicas que supone una excesiva extrapolación de la experiencia por más que estas afirmaciones sean materialistas y opuestas a su contemporáneo, Descartes. Y en Hume, por el contrario, hay una condena completa de la metafísica, así como de toda posible afirmación apriorística sobre la realidad.

c) El empirismo como oposición al racionalismo

El empirismo, tal como hemos dicho, por una parte supuso una reacción contra los métodos deductivos tradicionales, pero por otra se opuso a los principios esenciales del racionalismo cartesiano francés. En este sentido, se niega la existencia de ideas innatas y de toda clase de contenidos cognoscitivos apriorístico, afirmando, tal como ya hemos dicho, que todos nuestros conocimientos provienen de la experiencia y no puede superar las condiciones fácticas que ésta le impone. De este modo se eliminaba los contenidos metafísicos, se ponía en cuestión la capacidad de la mente humana para captar las cosas en sí, pues nuestros sentidos únicamente nos muestran hechos, fenómenos; el criterio supremo de verdad viene constituido por la propia experiencia sensible y, claro está, toda pretensión de ir más allá de esta experiencia se tornaba problemática. ¿Qué hay más allá de los datos suministrados por los sentidos? Es decir, ¿qué es la realidad? No lo sabemos (escepticismo); pero dado que cada persona se halla limitado por su propia experiencia, cada cual poseerá sus propios conocimientos (relativismo). No hay, pues, verdades universales e intemporales, válidas para todas las personas, cada persona posee su propia verdad, sin que pueda llegar a descubrir la verdad objetiva de las cosas.
De acuerdo con lo dicho, con el empirismo se iniciará y cobrará todo su sentido profundo la filosofía crítica. El racionalismo cartesiano confiaba sin más, confiadamente, en la capacidad humana para llegar a la verdad; su duda, como punto de partida, parecía más bien un recurso retórico y, en el fondo, Descartes estaba seguro de que las capacidades cognoscitivas humanas poseían un alcance prácticamente ilimitado. Sin embargo, para los filósofos empiristas no es así, con ellos, la dimensión primera y principal y casi única de la filosofía consiste en estudiar las propias condiciones de validez de nuestras facultades cognoscitivas; se trataba, pues, de estudiar el alcance, el valor y los límites del conocimiento y los resultados a este respecto no son muy plausibles. Hume, el principal representante de dicha corriente, se verá obligado a concluir que no podemos estar seguros de nada.

d) Los aspectos positivos del empirismo

Si el optimismo cognoscitivo tradicional y sobre todo racionalista sufrió un duro mazazo con el empirismo, desde el punto de vista histórico este movimiento se encuentra muy lejos de constituir un movimiento negativo o pesimista; sino más bien al contrario, su posición epistemológica le servirá para oponerse al dogmatismo tan frecuente en su tiempo, y para ensalzar los valores humanos de tolerancia y convivencia. Venía a afirmar que en este mundo el más sabio logra saber muy poco, pues todo conocimiento se reduce a ciertos fenómenos y es relativo a una situación y a unas condiciones particulares, es decir, no podemos estar absolutamente seguros de nada, por tanto seamos prudentes y desterremos las posiciones dogmáticas, hagámonos tolerantes, aceptemos las libertades y acostumbrémonos a respetar a los otros. Nuestros débiles conocimientos nos bastan para vivir; conformémonos con ellos, sin pretender desentrañar los enigmas metafísicos ni afirmarnos en verdades absolutas.

LOS PENSADORES EMPIRISTAS ANTERIORES A HUME

La gran mayoría de los autores, al hablar de Hume lo califican como el heredero de los principios de Locke y Berkeley, a partir de los cuales había llegado a la conclusión de que era necesario darle un nuevo enfoque. La brutal critica a la que sometió Hume la filosofía empirista que le había llegado, hizo que muchos consideraran que su intención era la de liquidar los patrimonios de Locke y Berkeley. Pero según nos señala el profesor Norman Kemp Smith, si esa hubiese sido la intención de Hume no tendría sentido el que afirmara en la introducción del Tratado, que el sistema creado por los dos filósofos que le precedieron constituye el único sobre el cual se puede sostener un estudio sobre los principios de la naturaleza humana. También menciona en esta introducción que Locke es unos de los filósofos recientes de Inglaterra que ha comenzado a poner la ciencia del hombre sobre un nuevo basamento.
De cualquiera de las maneras, se hace necesario hacer un breve recorrido por el pensamiento filosófico de Locke y Berkeley antes de entrar con profundidad en el empirismo de Hume.

John Locke

a) La experiencia como fuente de conocimiento

El empirismo de Locke comienza rechazando la existencia de las ideas innatas, las cuales él considera que no existen. Por tanto, la teoría cartesiana relativa a nuestros conocimientos es errónea, pues nuestros contenidos cognoscitivos, es decir, nuestras ideas, vienen dados por la experiencia, “la mente es como un papel en blanco vacío de caracteres, en la cual el hombre va grabando todo aquello que experimenta”.
Locke, por ideas entiende todo lo que ocurre en nuestra mente cuando pensamos, es decir, pensar consiste en pensar ideas, el objeto de nuestro pensamiento son las ideas. Así, mientras que para los filósofos anteriores el objeto de conocimiento lo constituía la propia realidad, es decir, con las ideas representábamos de modo directo las cosas externas, en cambio para Locke nuestro conocimiento se queda de manera inmediata en las propias ideas,.No tenemos conocimiento inmediato de nada salvo de nuestras propias ideas y estas nos son suministradas por los sentidos. El problema, por tanto, será el justificar cómo se corresponde dichas ideas con la realidad, cómo la representa.

b) Sensación y reflexión

Locke distinguió entre idea simple y compleja. Las ideas simples son los datos inmediatos de nuestro conocimiento y constituyen todo el material del mismo; las ideas complejas, en cambio, surgen por la combinación de las ideas simples. Estas ideas simples surgen de dos fuentes, a saber, de la experiencia externa o sensación y la experiencia interna o reflexión
Por sensación Locke entiende el elemento psicológico mínimo, la modificación mínima de la mente, del alma cuando algo por medio de los sentidos la excita y le produce una modificación dando lugar a las ideas simples. Estas ideas que provienen de a la sensación son las ideas de cualidades sensibles. Por reflexión entiende el apercibirse el alma de lo que en ella misma acontece. De modo que la palabra reflexión no tiene en Locke el sentido habitual, sino el de experiencia interna. Las ideas que se originan en la reflexión son, pues, las que el entendimiento descubre por la experiencia de su propia actividad, es decir, son ideas formadas de amasijos de ideas simples. Existen también otras ideas simples que proceden a la vez de sensación y reflexión, por ejemplo, el placer, el dolor, la fuerza, etc,……. así pues, como todo conocimiento comienza por los sentidos, se entiende que la sensación es previa a la reflexión la cual sólo puede venir después de aquélla.

c) Cualidades primarias y secundarias

Según lo que hemos dicho hasta ahora, mediante las ideas conocemos las  diversas cualidades de los objetos, los cuales recibimos a través de los sentidos: colores, olores, etc..; el problema aparece cuando nos planteamos si estas ideas simples que poseemos se corresponden con la realidad o, únicamente, consisten en estados subjetivos nuestros.
Este problema llevó a Locke a examinar la naturaleza de las ideas simples, distinguiendo entre cualidades primaria y cualidades secundarias. Las cualidades primarias se encuentran en los objetos y no pueden ser separados de ellos, de tal modo que todas las alteraciones y cambios que el cuerpo sufra se mantiene. Así pues, estas cualidades son objetivas y nos muestran la realidad. Las cualidades secundarias, en cambio, no son propiedades de los objetos, es decir, no puede decirse que se encuentren en ellos, sino que consiste en las afecciones que los cuerpos producen en nuestros sentidos, es decir, sin los órganos de los sentidos no se darían estas cualidades. Por tanto las cualidades secundarias son totalmente subjetivas.

d) Las ideas complejas

Todos nuestros conocimientos se fundamentan en las ideas simples. En la percepción de estas ideas el entendimiento se comporta de una manera pasiva, careciendo de capacidad para hacer surgir ninguna idea. Sin embargo, es activo en la elaboración de las ideas complejas manipulando una y otra vez las ideas simples para crear las ideas complejas o a estas para combinarlas y hacer nuevas y diferentes.
A este respecto, Locke distinguió tres clases de ideas complejas: modos, relaciones y sustancias. Los modos son ideas que expresan modificaciones de la sustancia. Las relaciones, se tratan de ideas que expresan referencias de una cosa a otras. La idea compleja de mayor significado es la idea de sustancia; pues con ella nos referimos a cosas que existen en sí mismas

e) Critica al concepto metafísico de sustancia

En la filosofía occidental tradicional, la sustancia era concebida como una realidad fundamental en la que se daba el ser de manera especial. Cada tipo de sustancia poseía una naturaleza propia de acuerdo con la cual se comportaba, de ahí que desde los efectos pudiéramos conocer la realidad de cada sustancia.
Para Locke, es imposible tal proceso discursivo y, por lo tanto, aunque podamos deducir la existencia de sustancia, resulta imposible conocer qué son. Para este filósofo la idea de sustancia no es mas que una colección de ideas simples y compuestas a la que le damos un nombre común; pero sin encontrar una naturaleza que exista por debajo de ella. Así la sustancia no puede ser conocida, sino inferida

f) Clases de conocimientos

Locke distingue tres clases de conocimientos: intuitivo, demostrativo y sensitivo. El conocimiento intuitivo consiste en una visión inmediata de la evidencia de la relación existente entre dos ideas, de tal manera que se excluye toda duda, es decir, este conocimiento capta las verdades directamente, sin intermediarios. El conocimiento demostrativo, en cambio, consiste en una serie de pasos sucesivos, cada uno de los cuales se apoya en el anterior. El conocimiento sensitivo, se trata de la correspondencia de nuestras ideas con los objetos externos materiales.
Pero estas forma de conocer no nos proporciona el mismo grado de seguridad  en la veracidad de los datos conocidos. El conocimiento instintivo resulta evidente e indubitable, ya que consiste en la percepción del acuerdo entre dos ideas a partir de sí mismas. El conocimiento demostrativo supone el paso de unas ideas a otras y, por esta razón, no todas nuestras demostraciones gozan del mismo grado de certeza. El mayor grado de certeza de este tipo tiene lugar en las demostraciones matemáticas. En cuanto al conocimiento sensible, tal como ya hemos dicho, es totalmente subjetivo y por consiguiente, no puede superar su valor de mera probabilidad, ya que siempre subsiste la duda.
Podemos comprobar que Locke se encontraba dubitativo sobre la capacidad humana para llegar a ciertas verdades relevantes. Parece querer decir, que no nos hagamos ilusiones que nuestras certezas poseen un corto alcance y que la menaza del error y la duda siempre está al acecho.

g) La existencia real

De todo lo expuesto hasta ahora podemos decir que parece estar claro la existencia de nuestras ideas, y que a través de ellas percibimos la realidad, pero, hasta qué punto podemos tener la certeza sobre la existencia de la realidad más allá de ellas.
En este sentido, Locke parece indicarnos que nuestro conocimiento se mantiene cerrado en nuestras ideas y que no es posible saltar de éstas a la realidad, ignorando así, todo lo relativo a la existencia del mundo. Sin embargo, como ya se mostró en las cualidades primarias, terminaría afirmando la existencia de una realidad exterior. En consecuencia nos dirá que tenemos un conocimiento intuitivo de la existencia del yo, un conocimiento demostrativo de la existencia de Dios y un conocimiento sensitivo de las cosas materiales. De este modo Locke prácticamente termina admitiendo la existencia de las mismas realidades que los filósofos anteriores. A este respecto, a Locke le resulta evidente la conclusión de Descartes: pienso luego existo.

George Berkeley

a) la finalidad de su filosofía

Después de Locke el problema cae íntegramente en las manos del gran filósofo ingles Berkeley el cual se dedicó explícitamente a combatir al escepticismo y el ateísmo. Afirmaba que el escepticismo surge cuando la experiencia o las sensaciones se encuentran desligadas de los objetos, no dejando ningún camino posible para saber de ellos excepto a través de las ideas. Para poner fin a estas disociación, una persona tiene que reconocer que el ser de las cosas sensibles consiste sólo en ser percibidas  Con esa finalidad elaboró una nueva versión metafísica del teísmo, creacionista, al servicio de la cual puso la epistemología del empirismo como la mejor para acabar con el materialismo y enaltecer la infinita y gloriosa potencia divina. Su Tratado sobre los principios del conocimiento humano se subtitula así: Investigaciones de las causas principales de errores y dificultades en lo concerniente a las ciencias y de los motivos del escepticismo, del ateísmo y de la irreligiosidad.

b) critica al concepto de sustancia extensa de Locke

El empirismo de Locke, que es todavía relativamente tímido, por que está limitado y contenido por la metafísica cartesiana que le sirve siempre de base, es empujado por el obispo Berkeley al extremo de romper por completo los moldes de la metafísica cartesiana. El empirismo de Locke había respetado la sustancia de Descartes en su forma de sustancia pensante, sustancia extensa y Dios. En cambio Berkeley ataca directamente a ese concepto de sustancia extensa, de materia.
La distinción hecha por Locke entre cualidades primarias y cualidades secundarias, lo lleva a negar la objetividad a las cualidades secundarias, pero a seguir concediendo plena existencia en sí y por sí a los cuerpos materiales, como sustancia extensa. Sin embargo, Berkeley no alcanza a comprender como y porque privilegia Locke estas cualidades primarias y al carácter de puras vivencias del yo les añades además el de ser reproducciones fieles de una realidad existente en sí y por sí, fuera del yo. Para este filósofo la teoría de Locke no tiene fundamento, por que si el sabor y el color son percepciones no tiene otra realidad que la de ser eso, percibido, mis percepciones. Del mismo modo la extensión, la forma, el número, el movimiento, son también percepciones y por lo tanto, no hay en ellas ninguna nota que nos permita afirmar la existencia metafísica en sí y por sí de las cualidades que a través de experiencia  percibimos.

c) ser, es ser percibido

Consecuente con el empirismo Berkeley descubre en las todas las llamadas ideas el mismo carácter experimental, y como todas ellas son percepciones, ninguna de ellas me puede sacar de mí mismo y trasladarme a una región de existencias de en sí y por sí.
Berkeley, con una audacia extraordinaria plantea el problema ontológico y metafísico, ¿qué es ser? ¿qué es existir?. Este filósofo da respuesta a este problema haciéndose la siguiente pregunta: ¿a qué llamo yo ser? Ser se llama a ser blanco, a ser negro, ser redondo, ser tres, etc… Por consiguiente, ser, es ser percibido, es decir, ser percibido como tal blanco, como tal negro, etc… La percepción como vivencia es lo único que constituye el ser, no me es dado en ninguna parte un ser que no sea percibido por mí. Para Berkeley, una realidad de la que no pueda ser percibida y con la cual no pueda tener ningún tipo de experiencia; no me es posible tener ningún conocimiento de ella y por lo tanto, no sé ni siquiera si existe, porque si conozco su existencia significaría que ya he tenido algún tipo de experiencia con ella. De modo que ser no significa otra cosa que ser percibido. De esta forma Berkeley justifica que el ser de las cosas es la experiencia que de ellas tenemos

d) la mente y las ideas, única posibilidad de conocimiento y de existencia

Berkeley, llega al idealismo subjetivo más extremo, porque al problema fundamenta de: ¿quién existe? es contestado por éste diciendo: existo yo y mis ideas, pero más allá de mis ideas no existe nada. Es decir, el objeto de conocimiento son las ideas, las cuales se reducen a sensaciones; las cosas son combinaciones perdurables de ideas.
Pero a demás de esta infinita variedad de ideas, hay algo que las percibe y ejerce sobre ellas diversos actos, como el querer, el recordar, el imaginar. Este ser que percibe y actúa es la mente, el alma, el yo. Para Berkeley, las ideas y las sensaciones no pueden existir sino es en una mente que las perciba. Da así un paso enorme comparado con la postura de Locke, este paso ha consistido en hacer evolucionar las concepciones empiristas hasta llegar a deshacer la noción de sustancia material, quedándose con la de la pura experiencia o pura percepción. Sin embargo, Berkeley que niega la existencia de sustancia material, afirma la existencia de la sustancia espiritual. El yo me es conocido por una intuición directa. Por tanto, el “cogito” cartesiano sigue actuando de perfectamente en la filosofía de Berkeley: Yo soy una cosa que piensa una “res cogitans”, un espíritu que tiene experiencias. A las experiencias no les corresponde nada fuera de ellas Berkeley hubiese estado de acuerdo en lo que diría más adelante Schopenhauer “el mundo es una representación mía”.

e) la evidencia de Dios

En su construcción filosófica, Berkeley, se encuentra con una dificultad importante: si todas las ideas están en mi mente y si el mundo exterior a la mente no es más que una ilusión, ¿cómo se distingue las ideas que provienen de la imaginación de aquellas que no depende de la voluntad del sujeto?. Berkeley, agudizando su ingenio y convierte una dificultad de su proyecto en un factor de refuerzo, pues según sus propios argumentos, “si las ideas que percibimos con los sentidos no son creaciones de nuestra voluntad, es por que son producto de otra voluntad”. “Pero además las ideas de los sentidos son más claras y más vivas que la de la imaginación, poseyendo estabilidad y coherencia, quedando de manifiesto la sabiduría y benevolencia de su autor”. Dios será, por lo tanto, la razón que explica esta estabilidad orden y coherencia de las ideas. Podría pensarse que la filosofía de Berkeley es la que realiza con plenitud máxima la palabra del evangelio: “nosotros vivimos, nos movemos, y estamos en Dios”

 David Hume

a) la vida y las obras de Hume

Hume lleva el empirismo hasta aquellos límites donde resulta imposible ir más allá. Con Hume el empirismo se libera de una vez por todas del componente racionalista cartesiano de Locke, así como de los intereses apologéticos y religiosos que aparecen en Berkeley. En este sentido, Hume llevó a cabo, con rigor impecable, una crítica demoledora contra las profunda aportaciones de la metafísica y de la moral tradicionales, hasta el punto de que con él se puso fuera de juego definitivamente el sistema categorial (las diez categorías aristotélicas) nacido en Grecia gracias a las aportaciones de Parménides, Platón y Aristóteles y que hasta entonces, había constituido el lugar común de los análisis filosóficos. Según Hume, estos contenidos categoriales sólo son fruto de la imaginación de determinadas personas y para lo único que han servido es para alimentar supersticiones, fanatismos y creencias infundadas y dogmáticas causantes de crueles guerras y persecuciones en Europa durante los siglos XVI y XVII. Y, claro está, frente al dogmatismo fanático, la solución había de ser el criticismo, es decir, el intento de poner cortapisas a las infundadas creaciones de la imaginación. Ya está bien de conceptos abstractos y de profundidades insondables, nos venía a decir Hume, el entendimiento humano no da para tanto y, siendo riguroso, el único campo cognoscitivo el que podemos movernos con alguna certeza y claridad será en el lógico matemático; en los demás tenemos la obligación de ser escépticos.
Hume, nació en el 1711 en Edimburgo, hijo de una familia perteneciente a la pequeña nobleza escocesa; estudió lógica, retórica, matemáticas y filosofía natural(física), materia con la que entró en contacto con las aportaciones de Newton. Debido a los antecedentes del padre, que era abogado, se le empujó hacia la carrera jurídica, pero él sintió una notable inclinación hacia la filosofía. Después de haber vivido unos años en Francia, volvió a Londres, donde publicó sus dos primeros libros de la que luego sería su obra fundamental en 1739: Tratado sobre la naturaleza humana, que no obtuvo ningún éxito. Posteriormente presentó su candidatura como profesor de filosofía moral de la universidad de Edimburgo, sin obtener el deseo apetecido; tras lo cual se dedicará a preceptor privado de un marqués y a secretario del general San Clair. En 1752 entró como bibliotecario de la Facultad de Derecho de Edimburgo, puesto que si no era demasiado lucrativo, en cambio le permitía una amplia dedicación a la lectura y a la investigación. Vuelto a paría años más tarde, entro en contacto con Rousseau aunque nunca logró establecer con éste unas relaciones duraderas. Tras haber desempeñado unos cargos políticos de no mucho relieve, volvió a su ciudad natal en donde murió en 1776.
Sus obras más importantes fueron: Tratado sobre la naturaleza humana, Ensayos de moral y política, Investigación sobre el entendimiento humano, Investigaciones sobre los principios de la moral y Diálogos sobre la religión natural.

b) el propósito de Hume

Según el propio Hume, su propósito consistía en proporcionar los medios para llevar a cabo un sistema completo de las ciencias. Ahora bien, resulta evidente que todas las ciencias guardan una profunda relación con el ser humano, por tanto la construcción de cualquier ciencia requiere, como condición previa, llevar a cabo un adecuado análisis de la propia naturaleza humana; es decir, antes de afrontar el estudio de la ciencia social, física, el derecho, la moral o la economía, por simple cuestión de método, debemos investigar la naturaleza humana. Y esto es debido a que únicamente a partir del estudio de dicha naturaleza surgirán el resto de las cuestiones, a saber: un sistema moral que nos diga que debemos hacer, una ciencia política que nos oriente sobre el gobierno adecuado, una física que nos muestre el funcionamiento del mundo material, etc. Hume está convencido de que si lográsemos explicar a fondo el alcance y la fuerza del intelecto humano, así como la naturaleza de las ideas de las que nos servimos y de las operaciones que llevamos a cabo en nuestros racionamientos, podríamos realizar progresos incalculables en tondos los demás ámbitos del saber. La investigación de la naturaleza humana, pues, ha de constituir la ciencia de las ciencias.
En este sentido, Hume señaló que, puesto que todas las ciencias han de fundamentarse en la ciencia del ser humano, ésta no podrá partir de hipótesis, ni de principios a priori, sino que habrá de fundamentarse en la experiencia y en la observación. La experiencia y la observación constituyen, pues, el fundamento de la ciencia humana. Y el objeto principal de esta ciencia ha de ser el de acabar con las discusiones absurdas y abstrusa de la metafísica tradicional, determinando con precisión el alcance y límites del entendimiento humano.

c) punto de partida de nuestros conocimientos

Hume compartía con Locke, que el método experimental del razonar se podía aplicar a la investigación de la naturaleza humana. Este método era muy simple. Ambos filósofos se hacían dos preguntas: ¿cuáles son los materiales de los que está provista la mente? Y ¿qué usos pueden hacer de ellos?. Para Hume los materiales que se encuentran a al alcance del entendimiento consta de percepciones, clasificadas en dos categorías: ideas e impresiones. Entre ambas sólo existen dos diferencias, a saber, la fuerza o viveza como se presentan en nuestra mente; y el orden o sucesión temporal en que aparecen. Llama percepciones a todo lo que se encuentra presente en la mente, ya sea por el empleo de nuestros sentidos o estemos movidos por la pasión o ejercitemos nuestro pensamiento y reflexión. Hume, llama impresiones a aquellas percepciones que se nos presentan con mayor fuerza y violencia. Las impresiones abarcan todas las sensaciones, emociones y pasiones, cuando su primera aparición en el alma. Y entendió por ideas las imágenes debilitadas de las impresiones: “Para expresarme en lenguaje filosófico, todas nuestras “ideas”, o percepciones más débiles, son copia de nuestras “impresiones” o percepciones más intensas” Esta diferencia de intensidad con la que percibimos las impresiones y las ideas, tiene como consecuencia la distinción entre sentir y pensar, que también se diferencia por el grado de intensidad: sentir corresponde a la impresión, es decir, a tener percepciones fuertes y vivas, mientras que pensar corresponde a las ideas, en tanto que es tener percepciones más débiles.
En cuanto a la segunda característica diferenciadora entre las impresiones e ideas, esto es, la sucesión temporal en la que aparecen, es de la máxima importancia, pues según nuestro filósofo, las impresiones simples siempre preceden a las ideas correspondientes y nunca sucede lo contrario.
Impresiones e ideas constituyen, pues, el material de nuestros conocimientos. En este sentido, la imaginación puede llevarnos muy lejos; pero el pensamiento posee unos límites muy estrechos, pues su actividad no puede consistir más que en el manejo de los materiales indicados. A este respecto, todos nuestros pensamientos, todas nuestras ideas, debes encontrarse fundamentados en la experiencia. La experiencia es, repitámoslo, el límite de nuestro conocimiento. Absolutamente nada puede haber en el entendimiento que no haya estado antes en la experiencia y, además, la certeza proporcionada por la experiencia siempre será superior a la proporcionada por el entendimiento.
De este modo podremos decir que un concepto o una idea tiene significado cuando podemos referirla a la impresión de la que procede. En consecuencia, el primer paso de un proceso científico adecuado consistirá en averiguar las impresiones de que se derivan nuestras ideas, de tal modo que si encontramos una idea que no se deriva de impresión alguna, en este caso, dicha idea no poseerá significado alguno. Hume elimina así, la cuestión de las ideas innatas que en el pasado provocó tantos debates

d) de las ideas simples a las ideas complejas

Otra distinción importante que hace este pensador es entre impresiones simples (rojo, cálido, etc.) e impresiones complejas (la impresión de una manzana) Sin embargo, las impresiones complejas no siempre son lo mismo que las ideas complejas ya que, además de la memoria que reproduce las ideas, tenemos imaginación que es capaz de realizar combinaciones de diversas formas de ideas entre sí, dando lugar a las ideas complejas. Esta es la razón de que Hume distinguiera entre ideas simples y complejas.
Tal como hemos dicho, la combinación de ideas simples da lugar a las ideas complejas. Ahora bien, ¿cómo se forman estas ideas complejas a partir de las ideas simples? Hume responde que mediante las leyes de asociación esta leyes son tres: semejanza, contigüidad y causa y efecto. La semejanza permite pasar de una idea a otra que se la parezca; la contigüidad sucede cuando paso a otra idea que no es semejante en el tiempo y en el espacio; la causalidad, es una especie de relación, esto es, el paso de una idea a otra porque pienso que es la causa. Es decir, cuando hemos observado que varias ideas se suceden entre sí, se desarrolla en nosotros un hábito o costumbre, que no lleva a creer que existe una relación entre ellas. Lo que sucede en estos casos es que nuestra imaginación, empujada por dicho hábito, tiende a ir más allá de la experiencia y a establecer una relación real entre dichas ideas, y la intensidad de dicha tendencia es proporcional a la frecuencia de repetición.
Por ejemplo, si observamos que un fenómeno (B) sigue regularmente a otro (A), se desarrolla en nosotros un hábito, en virtud del cual tenemos tendencia a asociar dichos fenómenos (A y B), de tal modo que siempre que nos aparezca (A) esperamos que suceda (B), pues nos imaginamos que existe una conexión entre ellos. Pero si nos atenemos a los principios señalados por Hume, debemos preguntarnos ¿tenemos alguna impresión de la conexión entre dichos fenómenos? Si la respuesta es negativa, entonces no tenemos derecho a establecer ninguna conexión entre ellos; desde el punto de vista epistemológico debo atenerme a los hechos y la conexión entre dichos fenómenos no me aparece como un hecho.
Unos de los ejemplos que nos pone Hume para explicar lo dicho, es el de las bolas de billar: Si observamos en una mesa de billar que una bola blanca se acerca hacia la bola roja y poco después vemos que dicha bola roja se pone en movimiento; en virtud de las leyes de asociación antes enumeradas tenemos tendencia a pensar que la bola blanca es causa del movimiento de la bola roja. Pero según Hume, con este pensamiento hemos ido más allá de lo que nuestra experiencia nos muestra, pues nuestras percepciones sólo nos autorizan a establecer su sucesión y nunca cualquier otra clase de relación. Si somos correctos y analizamos con exactitud lo que nos muestran las impresiones, veremos que estos hechos se reducen a: a) una bola blanca en movimiento aproximándose hacia la bola roja; b) a continuación, dicha bola roja en movimiento; y nada más, no tenemos ninguna impresión de conexión, sólo de
Sucesión.
Estas leyes funcionan para todos los seres humanos y forman una serie de ideas compuestas.

e) crítica al principio de causalidad

El análisis llevado a cabo en el último párrafo del apartado anterior nos pone en camino de la crítica que  Hume realizó al principio de causalidad: no tenemos ninguna impresión de hecho causal; en consecuencia el principio de causalidad carece de fundamento y es fruto de la imaginación. Causa y efecto son dos ideas muy distintas entre sí, en el sentido de que ningún análisis de la idea de causa nos permite descubrir a priori el efecto que de él se deriva.
Hume era consciente de que el modo de razonar de la ciencia de occidente estaba fundamentado en el principio de causalidad y hasta se decía que la filosofía era la ciencia que pretendía conocer todas las cosas `por sus últimas causas. Por otro lado la ciencia física acababa de poner de manifiesto las leyes de Newton: “toda acción origina una reacción de la misma intensidad y de sentido contrario” o ” una fuerza constante produce una aceleración constante”; pero para Hume dichas leyes carecía de fundamento, pues ninguna impresión nos lo mostraba.
Sin embargo, hay causalidades que se nos presentan tan evidentes que es difícil no establecer una relación de causa efecto: esta mañana, ayer y anteayer, e innumerables días a lo largo de mi vida he puesto la leche al fuego y siempre se ha calentado, luego ¿no es manifiesto que el fuego es la causa de que la leche se caliente?. Hume nos diría que no. Fuego y leche calientes son dos hechos que se nos muestra uno tras otro, pero como en el caso del movimiento de las bolas de billar, por más que miremos por ninguna parte descubrimos la conexión causal entre uno y otro. Pero nosotros estamos convencidos de que el fuego calienta la leche y de que siempre será así. Objeción de Hume: esa convicción es una inferencia legítima, una deducción carente de fundamento y fruto de una imaginación que traspasa los límites de la experiencia
Entonces ¿por qué creo yo en el principio de causalidad?. En el nexo causa-efecto están presentes dos elementos fundamentales: la contigüidad y la sucesión, los cuales son experimentales; y la conexión necesaria, que no se experimenta, sino que únicamente se infiere, “esta idea de conexión necesaria surge del acaecer de varios casos similares […].Esta idea no puede ser sugerida por uno solo de ellos […]. Pero en una serie de casos no hay nada distinto de cualquiera de los casos individuales[…] salvo que, tras la repetición de casos similares, la mente es conducida por hábito a tener la expectativa, al aparecer un suceso, de su acompañante usual […]. Esta conexión que sentimos en la mente […] es el sentimiento o impresión a partir del cual formamos la idea de poder o conexión necesaria. Y no hay más […] Por tanto, cuando decimos que un objeto está [causalmente] conectado con otro, sólo queremos decir que han adquirido una conexión en nuestro pensamiento y originan la inferencia por la que cada uno se convierte en prueba del otro, conclusión algo extraordinaria, pero que parece estar fundada”.
 Por tanto, la creencia en el principio de causalidad no es más que un hábito, una costumbre originado en nosotros por un proceso psicológico derivado de la asociación por contigüidad espacio temporal. Así, cuando observamos que dos o más fenómenos se suceden en el espacio o tiempo de manera más o menos regular se desarrolla en nosotros el hábito o la costumbre de creer que aparecerás los segundos cada vez que vemos aparecer los primeros, y es esta creencia es la que nos da la impresión de hallarnos ante una conexión necesaria entre causa y efecto.
Por una parte, nuestro hábito o nuestra costumbre carece de todo fundamento objetivo, es un producto de nuestra particular psicología y, por otra, como mero producto subjetivo se basa en ciertos prejuicios, como puede ser el creer que la naturaleza no cambia o que los fenómenos se suceden siempre en el mismo orden o de que podemos conocer sus mecanismos de relación
Hume, soluciona el problema poniendo en su punto de mira a la creencia  que es un sentimiento. De esta forma la base de la causalidad deja de ser ontológico-racional para convertirse en emotivo-arracional. Es decir, sale de la esfera de lo objetivo para pasar a la de lo subjetivo.

f) el límite de la inferencia causal

La crítica de Hume al principio de causalidad no se limita a su aplicación en los fenómenos físicos, sino que se lleva acabo también con relación a nuestra propia actividad voluntaria, por ejemplo, nosotros podemos decir que movemos los brazos cuando queremos, pero carecemos de todo tipo de evidencia causal, esto es, de toda evidencia de la existencia de una conexión necesaria entre mi voluntad y mis acto.
No obstante, si nos fijamos un poco en la crítica al principio de causalidad llevada a cabo por Hume, en ella reaparece continuamente la “causalidad”; por ejemplo: las impresiones originan las ideas, la imaginación hace surgir en nosotros ideas carentes de sentido, la sucesión o la contigüidad en el tiempo o en el espacio de dos hechos hace nacer en nosotros la creencia, el hábito o la costumbre de esperar el segundo fenómeno cuando ha aparecido el primero, es decir, parece como si en nuestros contenidos mentales el principio de causalidad se encontrara siempre presente.
Hume, podría admitir cierto nexo causal entre percepciones, pues, en el fondo, en eso consisten las leyes de la asociación, en el sentido de que una impresión causa el recuerdo de otra; pero lo que siempre negará será el valor objetivo de dicho principio. De esta manera, si le preguntamos ¿existe algún tipo de conexión entre cosa y cosa? La respuesta será: “no lo sabemos”. ¿Existe alguna conexión entre las impresiones o entre las ideas y las cosas? o, dicho de otra manera, ¿quién origina nuestras impresiones? la respuesta es idéntica: “no lo sabemos”. Las impresiones y las ideas se encierran en sí mismas y no sabemos a que corresponden. En los filósofos anteriores nuestras ideas se correspondían con la realidad porque de un modo u otro, eran causadas por dicha realidad; incluso en Locke, nuestras ideas de cualidades primarias eran objetivas y, en último término, copias de la realidad; en Hume en cambio, los puentes con la realidad, con las cosas, se encuentran rotos, el velo de las percepciones se cierran sobre sí mismo.

g) relaciones de ideas y asuntos de hecho

Entonces, ¿qué podemos conocer? Nuestras ideas nos muestran, por una parte, distintas relaciones de las ideas entre sí, y por otra, hechos. A este respecto Hume va a distinguir entre verdades de las matemáticas (relaciones de ideas) y las verdades de hecho. En el Tratado distingue siete géneros diferentes relaciones filosóficas que divide en dos grupos según pueda o no ser los objetos del conocimiento y de la certeza. Las cuatro que pueden alcanzar esta distinción porque depende sólo de las propiedades intrínsecas de las ideas, son: la semejanza, contrariedad, grados de cualidad y proporciones en la cantidad o en numero. Las otras tres son: identidad, relaciones de tiempo y lugar y causación. Esta división entre las relaciones prefigura uno de sus principios fundamentales: “todos los objetos de la razón o la indagación humana pueden dividirse naturalmente en dos géneros, a saber, Relaciones de Ideas (verdades matemáticas) y Asuntos de Hecho (verdades de hecho)”
Las verdades de las matemáticas, son simples relaciones de ideas, aquellas proposiciones que se limita a operar sobre contenidos ideales, sin referirse a lo que existe o puede existir, son aquellas proposiciones que más tarde llamaría Kant juicios analíticos. Estas verdades matemáticas, álgebra o geometría por referirse exclusivamente a la relación entre ideas no guarda ninguna relación con la existencia real. En este aspecto, según las propias palabras de Hume, “dichas ciencias parecen ser las únicas en que puede efectuarse una argumentación de cualquier grado de complejidad conservando, sin embargo, una exactitud y certeza perfectas”. Las verdes matemáticas, pues, pueden ser conocidas a priori de la experiencia, son evidentes y necesarias y su contraria resulta imposible.
Ahora bien, a Hume le interesa mucho más las cuestiones de hecho, es decir, las verdades a las que llegamos mediante la experiencia. Esto hace que los datos de hecho no se obtengan de la misma forma que los de las verdades matemáticas ya que “lo contrario a cualquier dato de hecho siempre es posible, porque jamás puede implicar una contradicción, y la mente lo concibe con la misma facilidad y la misma claridad, que si fuese del todo conforme a la realidad”.
En este sentido los conocimientos son enormemente restringidos; a saber, depende de la experiencia; mas la experiencia simplemente nos muestra ciertas regularidades entre unos hechos y otros en el pasado, pero no nos enseña nada más; la experiencia nos pone de relieve, por ejemplo, que todos los días pasados ha salido el sol, pero con relación a estos hechos nada más ¿qué sucederá mañana? La repuesta de Hume: no lo podemos saber.
Naturalmente todos esperamos y estamos seguros de que mañana saldrá el sol; pero con esta seguridad, con esta certeza nos hemos ido más allá del campo de nuestra experiencia, es decir, más allá de los datos suministrados por nuestras impresiones y, por tanto, es infundada, subjetiva. Es decir, las proposiciones del tipo “mañana saldrá el sol” no implica una necesidad lógica, esto es, no implican la contradictoriedad de su contradictorio, a diferencia de las proposiciones que expresan relaciones entre ideas. Según los principios de Hume, que el sol salga mañana es meramente probable (en el sentido de que es probable que sí y es probable que no). A este tipo de juicios Kant los llamaría juicios sintéticos
Ocurre, no obstante, que debido alas leyes de asociación, a mayor número de casos favorables en el pasado más fuerte será nuestra creencia, nuestro hábito, nuestra costumbre de que en el futuro sucederá lo mismo; pero siempre será solamente probabilidad. En las cuestiones de hecho no existen verdades universales y no puede existir la certeza a priori, pues, tal como hemos dicho anteriormente, los hechos son contingentes y por tanto lo contrario de cualquier hecho siempre es posible y lo mismo sucede con las regularidades que establezcamos entre ellos; en este sentido, la propias leyes físicas no pueden superar el nivel de probabilidad.
Ahora bien, ¿hasta donde alcanza el conocimiento que tenemos de los hechos? ¿qué podemos saber sobre ellos?. Todo nuestros conocimientos acerca de los hechos se quedan encerrados en nuestras percepciones, en nuestras impresiones y en nuestras ideas. ¿Qué hay más allá de nuestras percepciones? No lo sabemos.

h)  La ciencia como probabilidad.

Esa manera de entender la conexión causa-efecto como un hábito que nos lleva y nos autoriza a esperar la repetición uniforme de la experiencia, no podría darnos plena certeza. Nos conduce al escepticismo. Para Hume, universalidad y necesidad sólo caben en las ciencias formales (relaciones de ideas). La ciencia real sólo puede aspirar a la probabilidad. Hume considera que el resultado de su análisis de la causalidad no es el fin de la ciencia, ni siquiera el fin de la creencia en la ciencia. Por suerte, dice, “cosas tan importantes como creer y no creer no han sido dejadas por la naturaleza en manos de los filósofos”. Es decir, de alguna manera todo seguirá igual: la imaginación continuará con sus ficciones, los hombres seguirán creyendo y, en definitiva, el entendimiento seguirá funcionando así, necesariamente. Lo que pasa es que esta necesidad, ahora, no reside ya en unos principios o evidencias que se han mostrado ficciones, sino en la naturaleza humana que pone la necesidad de la ficción y la creencia. Esa “conclusión algo extraordinaria” está fundada en una evidencia suficiente, que no dejará de serlo por las dudas escépticas. Y prosigue: “Si hay una relación entre los objetos que nos importa conocer perfectamente es la de causa-efecto. En ella se fundan todos nuestros razonamientos sobre las cuestiones de hecho o de existencia. Sólo ella nos permite alcanzar la certeza sobre los objetos privados de un testimonio directo […]. La única utilidad de las ciencias es enseñarnos cómo podemos controlar y regular los acontecimientos futuros por medio de sus causas.”
Pues bien, de acuerdo con la experiencia:”podemos definir una causa como un objeto seguido de otro y tal que todos los objetos semejantes al primero van seguidos de objetos semejantes al segundo o, en otros términos, tal que si el primer objeto no hubiera existido no habría existido el segundo. (o bien, como) un objeto seguido de otro y cuya aparición conduce siempre el pensamiento a la idea de ese otro. (Estas dos definiciones) están sacadas de circunstancias “exteriores” a la causa y, sin embargo, no podemos remediar ese inconveniente y conseguir una definición más perfecta que pueda designar “en” la causa la circunstancia que la pone en conexión con su efecto.”
¿De qué ha servido la crítica de la causalidad? de mucho a nivel práctico: ya no es posible justificar el dogmatismo, ya no hay razones para subordinar la vida a las verdades-ficciones. El hombre, cree Hume, espontáneamente, naturalmente, creerá más en estos o aquellos principios, en éstas o aquellas ideas, según la fuerza con la que le afecten, según su utilidad para la vida, según el placer que le proporcionan. Es mayor la legitimación de una idea que produce felicidad que otra verdadera; aunque, como Espinosa, se inclinaría a pensar que una idea produce siempre placer, o es mecanismo para huir del dolor
La causa no es una quimera, sino una creencia, sólida y sometible a prueba pero a una prueba, por supuesto, empírica, que nada tiene de demostración necesaria. La expectativa del efecto no puede pasar nunca de probable, aunque la acumulación de experiencias probatorias aumente satisfactoriamente el grado de su probabilidad subjetiva.
Sobre esta base hay que entender lo que Hume piensa de la “regularidad” de la naturaleza” y de las posibilidades de la inducción. La experiencia sólo da información directa y cierta de los objetos de conocimiento durante el tiempo a que alcanza su acto de conocimiento; pero, ¿cómo extender ese conocimiento a otros objetos o a un tiempo futuro? ¿Por qué puedo esperar de un nuevo trozo de pan los efectos que experimenté al comer otro parecido? La inferencia, que puede ser correcta y que suele hacerse, a saber: he encontrado que a tal objeto ha correspondido siempre tal efecto y preveo que otros objetos de apariencias similares serán acompañados de efectos similares, establece una conexión que no es intuitiva. Tampoco se puede tratar de una inferencia demostrativa, puesto que: “no implica contradicción alguna el que el curso de la naturaleza llegara a cambiar y que un objeto aparentemente semejante a otros que hemos experimentado pueda ser acompañado por efectos contrarios o distintos […]. ¿Hay una proposición más inteligible que la de que todos los árboles echan sus brotes en diciembre y perderán sus hojas en mayo? Ahora bien, lo que es inteligible […] no implica contradicción, y jamás podrá probarse su falsedad por argumentos demostrativos […]. Si, por tanto, se nos convence con argumentos de que nos fiemos de la experiencia pasada y la convirtamos en pauta para nuestros juicios posteriores, estos argumentos tendrían que ser tan sólo probables […]. Hemos dicho que todos los argumentos acerca de la existencia se fundan en la relación causa-efecto, que nuestros conocimientos de esa relación se derivan totalmente de la experiencia y que todas nuestras conclusiones experimentales se dan a partir del supuesto de que el futuro será como ha sido el pasado. Intentar la demostración de este último supuesto […] significa evidentemente moverse en un círculo y dar por supuesto lo que se pone en duda”.
Así pues, el escepticismo sólo puede ser descalificado provisionalmente y para los fines prácticos de la ciencia, que autoriza expectativas razonables cuando se fundan en experiencias bien fundadas, bien hechas. Pero si queremos llegar a los fundamentos teóricos de la certeza, debemos reconocer que, por lo que hace a las ciencias o a cualquier afirmación sobre la existencia o los existentes reales, el empirismo, después de la crítica de Hume, no nos puede librar del escepticismo.

i) El “mundo externo”.

El análisis de Hume va a ser igualmente aplicado a nuestra creencia en la existencia de un mundo independiente de nuestros sentidos. La opinión de la existencia independiente y continua del mundo externo está tan profundamente arraigada en la imaginación que es imposible desarraigarla, “y ninguna convicción metafísica lo conseguirá. La opinión filosófica de la doble existencia de percepción y objetos satisface a nuestra razón al admitir que nuestras percepciones dependientes son continuas y diferentes, y al mismo tiempo agrada a la imaginación al atribuir una existencia continua a otra cosa que llamamos objetos”.
Cada una de las percepciones diferentes es una entidad distinta y no puede, por consiguiente, ser idéntica a una sustancia cualquiera que tenga una existencia exterior supuesta. Piensa Hume que estamos naturalmente dispuestos a colmar los intervalos entre cada percepción con imágenes, de suerte que se mantengan la continuidad y la unidad. Pero esto no es sino una ficción que nos forjamos con la que pretendemos eludir la contradicción entre la imaginación, que nos dice que nuestras percepciones semejantes tienen una existencia que no es aniquilada cuando no se perciben, y la reflexión, que nos dice que nuestras percepciones semejantes son diferentes entre sí y tienen una existencia discontinua. Puesto que los elementos del mundo son percepciones y puesto que las percepciones no existen más que en el momento en que son percibidas, es absurdo suponer que los objetos continúen existiendo cuando no son percibidos; creerlo es una tendencia natural, fundada en la memoria y en nuestra necesidad de coherencia. “Tendemos a creer en la existencia continua de todos los objetos sensibles, y como esta tendencia nace de algunas impresiones muy vivas de la memoria, confiere a esta ficción la misma vivacidad; en otras palabras, nos hace creer en la existencia continua de los cuerpos”.
De este modo contrasta Hume su sentido de existencia o existencia empírica (aquella de la que, recordémoslo, nos informa la experiencia sólo durante el tiempo al que alcanza el acto de conocimiento), y la existencia de los objetos en el sentido que la opinión común da a esa expresión: realidad independiente y continuada fuera del acto de percepción y nos dice que se intenta garantizar la existencia del objeto en este segundo sentido sobre la base de una relación causa-efecto que no puede autorizarnos a salir del plano de la existencia empírica, según un uso correcto de los criterios empiristas.
Ambos partidos, el de la creencia y el de la reflexión, son sin embargo, invencibles, ha dicho Hume. Jamás podremos afirmar con certeza la existencia del mundo exterior, pero tampoco podremos desarraigar la creencia en la misma.

j) crítica a la idea de sustancia

Recordemos que en Locke la sustancia no era percibida, sino inferida; la sustancia de este modo consistía en un no sé qué. Pero esta deducción de Locke, a los ojos de Hume, no tiene sentido, pues nos hemos ido más allá del campo de la experiencia. El proceder de Hume a este respecto es también muy sencillo, a saber, ¿tenemos alguna impresión de la sustancia? no. Luego no podemos tener ningún conocimiento de ella.  “Me gustaría preguntar a esos filósofos que basan en tan gran medida sus razonamientos en la distinción de sustancia y accidente y se imaginan que tenemos ideas claras de cada una de esas cosas, si la idea se deriva de las impresiones de sensación o de las de reflexión. Si nos es dada por nuestros sentidos, pregunto: ¿por cuál de ellos, y de qué modo?
En criterio de Hume, lo que captamos en realidad no es más que un grupo de ideas y de impresiones. Debido a la constancia con que se nos presenta este conjunto de percepciones, imaginamos que existe un principio que constituye el fundamento de la cohesión entre dichas percepciones. El conjunto de percepciones que llamamos manzana, por ejemplo, lo consideramos regido por un principio de cohesión que garantiza la solidez de las impresiones mismas y su continua permanencia conjunta. Sin embargo, este principio no es una impresión, sino únicamente un modo que nos sirve para imaginar las cosas, que creemos que existen fuera de nosotros. Y lo que no puede asimilarse  a una impresión, está desprovisto de validez objetiva.
En el Tratado, Hume crítica la tradicional distinción entre sustancia y accidentes: “no podemos evitar considerar que el color, el sonido, el sabor, la figura, y las demás propiedades de los cuerpos son existencias que no pueden subsistir por separado, sino que exige un sujeto en el que apoyarse, para que éste la sostenga y rija. Puesto que nunca hemos descubierto una de las cualidades sensibles sin imaginar a la vez la existencia de una sustancia, la misma costumbre que nos lleva a inferir una conexión entre causa y efecto, nos hace inferir aquí que todas las cualidades  dependen de una sustancia desconocida. La costumbre de imaginar una dependencia posee el mismo efecto que tendría la  de observarla realmente”. En este sentido, la idea de sustancia no es nada, salvo una colección de cualidades particulares unidas por la imaginación. Pero según las filosofías anteriores, sustancia era la cosa en sí. Sin embargo, según el pensamiento de Hume, la cosa en sí no nos es posible saberlo.

k) demostración de la existencia de Dios

Hume niega la posibilidad de la demostración de Dios. Las razones para oponerse a dicha posibilidad son dobles; por una parte, Dios sería una sustancia, una realidad en sí; pero ya hemos visto que todos nuestros conocimientos quedan limitados a nuestras impresiones y a nuestras ideas y que nunca podemos llegar con ellos a la realidad en sí; en consecuencia, Dios, como cualquier otra sustancia, nunca puede ser objeto de nuestras impresiones; luego no podemos conocer a Dios. Por otra parte, los argumentos principales mediante los cuales se intenta demostrar la existencia de la divinidad se fundamentan en el orden de la naturaleza y mediante el principio de causalidad, se elevan desde dicha naturaleza, considerada como efecto, hasta Dios considerado como causa (como causa eficiente primera). Pero, en dichos argumentos descubre Hume dos puntos falaces, a saber: primero, ninguna percepción tenemos de la naturaleza y mucho menos de su orden y en segundo el principio de causalidad carece de valor trascendente a nuestras percepciones. Luego no se puede demostrar la existencia de Dios.
Locke y Berkeley decían que Dios era la causa de mi existencia o de mis impresiones (respectivamente); pero para Hume no hay causas, luego no hay Dios en ese sentido. En cuanto a la pregunta sobre de dónde vienen las impresiones que recibo, el escepticismo de Hume no permite responder.

l) el yo y la identidad personal

En Locke, la existencia del yo se ponía de manifiesto con una evidencia intuitiva: en el propio acto de pensar, de querer, de amar, se captaba  de manera indudable el propio yo: pienso luego existo. Ahora bien, esto no es así para Hume. Este pensador sigue fiel a sus principios epistemológicos: todos nuestros contenidos cognoscitivos se reducen a impresiones e ideas; por tanto, ¿tenemos alguna impresión o alguna idea de nuestra identidad personal, de nuestro yo? No. Luego el yo resulta incognoscible: “Hay filósofos que imaginan que somos conscientes íntimamente en todo momento de lo que llamamos nuestro yo, que sentimos su existencia y su continuación en la existencia; y se hallan persuadidos, aún más que por la evidencia de una demostración, de su identidad y su perfecta simplicidad […]. Desgraciadamente todas esas afirmaciones son contrarias a la experiencia que se presume en favor de ellas, y no tenemos una [tal] idea del yo, pues ¿de qué impresión puede derivarse esa idea? En este sentido, el yo viene a ser como un conjunto de impresiones e ideas en perpetuo flujo y movimiento que imaginamos unidas entre sí.
El resultado puede parecernos tremendamente paradójico; pues se supone que todo el análisis crítico llevado a cabo con anterioridad ha sido realizado por un sujeto inteligente, por una persona, por un yo, y ahora, cuando me pregunto qué soy yo, me encuentro que también el yo, como las cosas exteriores(sustancias y accidentes), como Dios, se me disuelve en un haz de impresiones e ideas unidas por la imaginación y la memoria. Y Hume termina comparando al yo con un teatro en que las distintas percepciones (los distintos actores) se suceden unos a otros, entran, salen y se mueven de mil maneras diferentes; solo que en el caso del yo ni siquiera tenemos escenario.

Conclusión sobre el pensamiento de Hume.

Como podemos comprobar en lo hasta aquí expuesto, el empirismo ingles ha llegado con el pensamiento de Hume a su máxima consecuencia y a éste el criticismo de su filosofía le ha llevado a un callejón sin salida. El empirismo ha desecho la lógica, y la ontología y esto ha hecho del mundo hiumniano un mundo sin razón, sin lógica: es así porque así es, porque yo lo creo en virtud de la costumbre, el hábito, a la asociación de ideas de fenómenos biológicos que se dan en mi espíritu considerado natural. Sin embargo, unos de los pilares donde apoya su teoría para llegar a este universo sonde las relaciones lógicas es pura fantasía, es su crítica al principio de causa-efecto. Pero si observamos detenidamente la crítica hecha por nuestro filósofo a  este principio, podremos comprobar que no es difícil demostrar que, en realidad, en el momento mismo en que lo excluye, Hume lo vuelve a introducir de forma muy sutil, aunque sin ser conciente de ello; para poder avanzar en su razonamiento. Las impresiones son causadas por los objetos, las ideas son causados por las impresiones, la asociación de ideas tiene una causa, a su vez las costumbres son causadas, y estos ejemplos podría multiplicarse. Si llegase a eliminar de veras el principio de causalidad, no sólo se derrumbaría la metafísica, sino también toda la filosofía de Hume. Del mismo modo, en Hume, la ontología también ha desaparecido. Todos los conceptos ontológicos fundamentales: el de sustancia, el de existencia, han sido analizados y se han diluido entre las sensaciones
De este modo nuestro filósofo termina cayendo en un fenomenismo: ¿qué podemos conocer? únicamente fenómenos, y esta posición le lleva a un escepticismo: ¿de qué puedo estar seguro? absolutamente de nada, o mejor dicho, sólo de mis percepciones, es decir, de mis impresiones y mis ideas, pero sin saber lo que dichas impresiones representan. Este escepticismo le conduce a un relativismo: no existe una verdad objetiva y común, cada cual, encerrado en su subjetivismo, posee su verdad individual y distinta.
Ahora bien, el autentico campo de este escepticismo y relativismo se contrae a la ciencia y en realidad se trata de poner coto, por una parte, a las desmedidas aspiraciones e ilusiones del racionalismo y, por otra al dogmatismo metafísico tradicional. Ya que para la tradición escolástica y el racionalismo la ciencia consistía en un conjunto de verdades universales, ciertas, rigurosas e indudables y, en ese sentido, Hume dará la vuelta a sus afirmaciones diciéndoles: miren ustedes, si entienden de esa manera la ciencia, entonces el ser humano no puede hacer ciencia, su entendimiento no da para tanto. El ser humano es limitado y en cualquier verdad cabe siempre la duda; por tanto, contra todo los dogmatismos, humildad y prudencia, es decir, pensar siempre que podemos estar equivocados
Es importante destacar la evolución que sufrió el empirismo desde Locke, pasando por Berkeley hasta llegar a Hume. Lo lejos que se halla el empirismo de este último con respecto del primero queda patente a través de las dos afirmaciones siguientes, auténticamente representativas. Locke sostenía: “la razón tiene que ser nuestro juez último, y nuestra guía en todas las cosas”. Por lo contrario Hume declara: “la razón es, y únicamente debe ser, esclava de las pasiones y en ningún caso puede revindicar una función distinta a la de obedecer a éstas”. Como podemos apreciar, si el empirismo se llevase hasta sus últimas consecuencias, chocaría con límites infranqueables. A Kant le corresponderá la gran empresa de intentar avanzar por caminos nuevos, que permitan evitar los extremismos irracionalistas y escépticos del empirismo, así como los extremismos en los que había incurrido el racionalismo. No obstante, el pensamiento de Hume jugó un papel importante en la filosofía kantiana. Kant lo reconoce en un pasaje famoso, donde explica que Hume contribuyó a “despertarlo de su sueño dogmático”. Este despertar se refiere al significado que Kant otorga a la experiencia. Pero esto ya es materia para un próximo trabajo

Filosofia empirista.

 

9 comentarios to “Empirismo”

  1. Huaranga Céspedes Menem 11/24/2012 a 12:36 AM #

    el empirismo
    Es una teoría filosófica que enfatiza el papel de la experiencia, ligada a la percepción sensorial, en la formación del conocimiento
    . para el empirismo más extremo, la experiencia es la base de todo conocimiento, no sólo en cuanto a su origen sino también en cuanto a su contenido. se parte del mundo sensible para formar los conceptos y éstos encuentran en lo sensible su justificación y su limitación.
    el empirismo es un movimiento que cree en los experimentos como la única (o principal) de las ideas que forman, el desacuerdo, por lo que la noción de las ideas innatas.
    características: es el conocimiento científico: para el empirismo, la experiencia es la base del conocimiento científico, es decir, se adquiere sabiduría a través de la percepción del mundo externo, o el examen de las actividades de nuestra mente, que no tiene en cuenta la realidad de que estamos fuera y modifica internos . por lo tanto, es el carácter individualista del empirismo, para el conocimiento como varía la percepción, que es diferente de un individuo a otro

  2. UNOC UZURIAGA VELASQUEZ 12/06/2012 a 8:08 PM #

    EL EMPIRISMO Y RACIONALISMO
    EL EMPIRISMO
    DEFINICIÓN.- El empirismo es la tendencia filosófica que considera la experiencia como criterio o norma de verdad en el conocimiento.
    Como tal se refiere a la experienciasu segundo significado:
     No es “participación personal en situaciones repetibles” (con significado personal y subjetivo);
     Sino que la experiencia repetida de ciertas situaciones nos ofrece un criterio (objetivo e impersonal) para conocer las cosas (o las situaciones).
    El empirismo se caracteriza por dos aspectos fundamentales:
    a) Niega la absolutización de la verdad o, como mínimo niega que la verdad absoluta sea accesible al hombre.
    b) Reconoce que toda verdad debe ser puesta a prueba y, a partir de la experiencia, puede eventualmente ser modificada, corregida o abandonada.
    No se opone de ninguna manera a la razón, pero niega la pretensión de establecer verdades necesarias, es decir, verdades que valgan de una manera tan absoluta que se haga innecesaria, absurda o contradictoria su verificación o su control.
    2.- EL RACIONALISMO
    Definición.- El racionalismo es la tendencia filosófica que considera la realidad gobernada por un principio inteligible al que la razón puede acceder y que, en definitiva, identifica la razón con el pensar.
    En sentido general se contrapone al irracionalismo (no al empirismo), y a lo largo de la historia ha conocido múltiples variantes:
     Racionalismo ético.- se denomina así al intelectualismo moral socrático.
     Racionalismo metafísico.- el racionalismo platónico (que considera la realidad ordenada según el modelo ideal y final del Bien).
     Racionalismo religioso.- Es el que identifican la verdad revelada con los datos últimos de la razón y creen en un dios racional pero no providente.
     Racionalismo ontológico.- es el pensamiento hegeliano (para quien el proceso de lo real coincide con la autorealización de la Razón o Espíritu).

    COMPARACIÓN ENTRE EL EMPERISMO Y RACIONALISMO
     Comento que, mientras el racionalismo ponía la base de la ciencia y de la filosofía en la razón, en el propio yo el empirismo la pondrá en la experiencia, y el sujeto, tiene que adaptarse a la experiencia. Por experiencia entienden todo hecho interno o externo que pueda ser observado y explicado conforme a ciertas leyes.
     El racionalismo se desarrolló en Francia, Holanda y Alemania; Mientras que el empirismo lo hace en Inglaterra, país que siempre mostró interés por lo concreto, por la experiencia, despreciando las abstracciones y apriorismos (todo lo que viene de la realidad).
     En metafísica la realidad es sustancial para los racionalistas. El empirismo se va perdiendo la sustancialidad progresivamente y en Hume la idea de sustancias es fruto de la imaginación.
     El yo es sustancial en el racionalismo pero los empiristas nos hablan del yo conciencia como resultado de los hechos psíquicos, no como causa o base de ellos.
     También el conocimiento el racionalismo da prioridad a la razón y al método racional: Intuición-deducción. Las ideas son innatas. El empirismo dará prioridad a la experiencia y al método experimental: observación, inducción y análisis de los hechos. Las ideas son adquiridas y desaparecen las ideas innatas. Nuestra mente es como un papel en blanco en el que la experiencia va escribiendo.
    CONCLUSIÓN
     Para salvar la ciencia había que conjugar el valor objetivo del conocimiento y la universalidad de las proposiciones. El racionalismo al basarse en la razón y en el innatismo salva la universalidad pero afirma logmáticamente la objetividad o valor real del conocimiento.
     La mayor parte del tiempo actuamos o pensamos de manera empírica. Esperamos que sucedan las cosas más por hábito o costumbre que por razonamiento científico. En este sentido, el empirismo se contrapone al racionalismo.
     Los diversos tipos de racionalismo (cartesianos o no, platónicos o no, hegelianos o no) defienden todos la tesis de que la razón no es una facultad (psicológica) sino una concatenación de verdades necesarias.
     En cambio, la tesis del racionalismo es, como se ha dicho, que no hay verdad necesaria, que toda verdad puede ser puesta a prueba, controlada y, eventualmente, modificada o abandonada.

  3. Roxana Garay Salazar 12/06/2012 a 10:49 PM #

    GARAY SALAZAR ROXANA

    EMPIRISMO Y RACIONALISMO

    RACIONALISMO

    OBSERVACION
    El racionalismo entonces, es la absolutización de la razón. Esta corriente se caracteriza por lo real, por los conceptos o sistemas mentales y a la explicación de la ciencia en términos lógicos. Al hombre se le presenta como animal pensante, con dignidad y atributos de persona.
    EMPIRISMO

    OBSERVACION
    En este camino del epistemológico, no sólo se busca la verdad de todo lo que nos rodea, sino también sobre los medios de los que nos valemos para adquirir ese conocimiento, es decir, un saber sobre aquello que proporciona el saber. Podríamos decir que existe una meta-saber y un saber-objeto.
    RACIONALISMO
    ANALISIS
    El racionalismo no es entonces una manera aislada de concebir la realidad, sino que es ante todo la suma de lo sensible con los conceptos, o mejor, a un concepto equivale una realidad. Las propiedades de esta idea clara son las siguientes:
    Intuición: Acto en que lamente se hace transparente a sí misma.
    Indubitabilidad: Pues esa evidencia se impone a la mente, lo cual se halla de modo pasivo.
    Innatismo: O sea, que esas ideas nacen con nosotros, Dios las imprime en el alma al crearlas.
    EMPIRISMO
    ANALISIS

    El Empirismo, se niega a la existencia de ideas innatas y de toda clase de contenidos cognoscitivos apriorístico, afirmando, tal como ya hemos dicho, que todos nuestros conocimientos provienen de la experiencia y no puede superar las condiciones fácticas que ésta le impone.

    Dado que cada persona se halla limitado por su propia experiencia, cada cual poseerá sus propios conocimientos (relativismo). No hay, pues, verdades universales e intemporales, válidas para todas las personas, cada persona posee su propia verdad, sin que pueda llegar a descubrir la verdad objetiva de las cosas.

    RCIONALISMO

    COMPARACIÓN
    El racionalismo cartesiano confiaba sin más, confiadamente, en la capacidad humana para llegar a la verdad; su duda, como punto de partida, parecía más bien un recurso retórico y, en el fondo, Descartes estaba seguro de que las capacidades cognoscitivas humanas poseían un alcance prácticamente ilimitado.

    EMPIRISMO

    COMPARACIÓN

    Para los filósofos empiristas no es así, con ellos, la dimensión primera y principal y casi única de la filosofía consiste en estudiar las propias condiciones de validez de nuestras facultades cognoscitivas; se trataba, pues, de estudiar el alcance, el valor y los límites del conocimiento y los resultados a este respecto no son muy plausibles.

    ARGUMENTOS DEL RACIONALISMO
    El racionalismo entiende la vuelta al sujeto como una vuelta a la razón, al tiempo que como una desvaluación de la sensibilidad. Conocemos ya la duda sistemática de Descartes, que a través de una crítica radical a la experiencia sensible, conduce a las últimas condiciones indudables de todo conocimiento en el sujeto. Esas condiciones de las que depende todo conocimiento, son las ideas o principios de la razón.
    Existe en el sujeto una percepción clara y distinta de los primeros principios del conocimiento que no tiene nada que ver con la sensibilidad, sino que se realiza de un modo puramente racional.
    Así como los principios de las matemáticas se derivan lógicamente de unos axiomas o principios primeros, así también la filosofía tiene que partir de las primeras ideas y principios, y desarrollarlo todo en forma lógico-racional.
    Para el racionalismo está claro que la razón ha recibido de Dios sus ideas y verdades innatas.

    ARGUMENTO DEL EMPIRISMO
    Es importante destacar la evolución que sufrió el empirismo desde Locke, pasando por Berkeley hasta llegar a Hume. Lo lejos que se halla el empirismo de este último con respecto del primero queda patente a través de las dos afirmaciones siguientes, auténticamente representativas. Locke sostenía: “la razón tiene que ser nuestro juez último, y nuestra guía en todas las cosas”. Por lo contrario Hume declara: “la razón es, y únicamente debe ser, esclava de las pasiones y en ningún caso puede reivindicar una función distinta a la de obedecer a éstas”. Como podemos apreciar, si el empirismo se llevase hasta sus últimas consecuencias, chocaría con límites infranqueables.

  4. coz nolberto katherin 12/07/2012 a 6:13 PM #

    COZ NOLBERTO KATHERIN

    RACIONALISMO Y EMPIRISMO

    RACIONALISMO:

    OBSERVACION:

    El racionalismo entonces, es la absolutización de la razón, y se da con mucha fuerza en la época moderna, aunque no surgió en este período, porque desde mucho antes, se habían dado intentos en torno a la razón frente a los hechos de la experiencia.

    EMPIRISMO.

    OBSERVACION:
    La necesidad humana de conocer todo aquello que le rodea, a hecho que el hombre se encuentre inmerso en una continua búsqueda de la verdad. Una verdad que en numerosas ocasiones a tenido la sensación de acariciar

    RACIONALISMO:

    ANALISIS:
    Existe en el sujeto una percepción clara y distinta de los primeros principios del conocimiento que no tiene nada que ver con la sensibilidad, sino que se realiza de un modo puramente racional.

    EMPIRISMO:

    ANALISIS:
    El empirismo, tal como hemos dicho, por una parte supuso una reacción contra los métodos deductivos tradicionales, pero por otra se opuso a los principios esenciales del racionalismo cartesiano francés. En este sentido, se niega la existencia de ideas innatas y de toda clase de contenidos cognoscitivos apriorístico, afirmando, tal como ya hemos dicho, que todos nuestros conocimientos provienen de la experiencia y no puede superar las condiciones fácticas que ésta le impone

    RACIONALISMO.

    COMPARACION:
    El realismo es la razon y la concepción que ve en el espíritu, la mente y el entendimiento, el fundamento de toda relación del hombre con el mundo considerada esta relación como forma superior del pensar humano.

    EMPIRISMO.

    COMPARACION:
    El empirismo sostiene que el hombre debe alcanzar la verdad por medio de los sentidos Afirma que la razon es engañosa y es la causante de la teorias erroneas acerca de la realidad y por esa razon se opone al racionalismo.

    RACIONALISMO.

    ARGUMENTOS:
    El racionalismo entiende la vuelta al sujeto como una vuelta a la razón, al tiempo que como una desvirtuación de la sensibilidad. Conocemos ya la duda sistemática de Descartes, que a través de una crítica radical a la experiencia sensible, conduce a las últimas condiciones indudables de todo conocimiento en el sujeto. Esas condiciones de las que depende todo conocimiento, son las ideas o principios de la razón.

    EMPIRISMO.

    ARGUMENTO:
    para alcanzar el conocimiento verdadero podemos estar seguro de que lo que percibimos con los sentidos o lo que nuestra razón nos hace creer, se corresponde con la realidad el mundo en el que creemos vivir (de forma individual, es decir, cada uno en su mundo), es realmente el mundo en el que viven todos los seres y cosas que percibimos o es fruto de un juego mental y sensitivo combinado.

    OPINION DEL RACIONALISMO:
    Yo estoy de acuerdo con la corriente filosofica del racionalismo porque el ser humano es capaz de llegar a la verdad por medio de la razon.

    OPINION DEL EMPIRISMO.
    no estoy de acuerdo con esta corriente por que dice que la razon es engañosa y para ellos es buscar la verdad por medio de los sentidos.

  5. gomez poma marilu 12/07/2012 a 6:26 PM #

    GOMEZ POMA MARILU

    RACIONALISMO Y EMPIRISMO

    RACIONALISMO:
    OBSERVACION:
    El racionalismo es la razón, y se da con mucha fuerza en la época moderna, aunque no surgió en este período, porque desde mucho antes, se habían dado intentos en torno a la razón frente a los hechos de la experiencia. Esta corriente se caracteriza por lo real, por los conceptos o sistemas mentales y a la explicación de la ciencia en términos lógicos. Al hombre se le presenta como animal pensante, con dignidad y atributos de persona.

    EMPIRISMO.
    OBSERVACION:
    La necesidad humana de conocer todo aquello que le rodea, a hecho que el hombre se encuentre inmerso en una continua búsqueda de la verdad. Una verdad que en numerosas ocasiones a tenido la sensación de acariciar.

    RACIONALISMO:
    ANALISIS:
    Existe en el sujeto una percepción clara y distinta de los primeros principios del conocimiento que no tiene nada que ver con la sensibilidad, sino que se realiza de un modo puramente racional.

    EMPIRISMO:
    ANALISIS:
    El empirismo es el sentido que niega la existencia de ideas innatas y de toda clase de contenidos cognoscitivos apriorístico, afirmando, tal como ya hemos dicho, que todos nuestros conocimientos provienen de la experiencia y no puede superar las condiciones fácticas que ésta le impone.

    RACIONALISMO.
    COMPARACION:
    El realismo es la razon y la concepción que ve en el espíritu, la mente y el entendimiento, el fundamento de toda relación del hombre con el mundo considerada esta relación como forma superior del pensar humano.

    EMPIRISMO.
    COMPARACION:
    El empirismo sostiene que el hombre debe alcanzar la verdad por medio de los sentidos Afirma que la razon es engañosa y es la causante de la teorias erroneas acerca de la realidad y por esa razon se opone al racionalismo.

    RACIONALISMO.
    ARGUMENTOS:
    El racionalismo entiende la vuelta al sujeto como una vuelta a la razón, al tiempo que como una desvirtuación de la sensibilidad. Conocemos ya la duda sistemática de Descartes, que a través de una crítica radical a la experiencia sensible, conduce a las últimas condiciones indudables de todo conocimiento en el sujeto. Esas condiciones de las que depende todo conocimiento, son las ideas o principios de la razón.

    EMPIRISMO.
    ARGUMENTO:
    para alcanzar el conocimiento verdadero podemos estar seguro de que lo que percibimos con los sentidos o lo que nuestra razón nos hace creer, se corresponde con la realidad el mundo en el que creemos vivir (de forma individual, es decir, cada uno en su mundo), es realmente el mundo en el que viven todos los seres y cosas que percibimos o es fruto de un juego mental y sensitivo combinado.

    OPINION DEL RACIONALISMO
    Estoy de acuerdo con la corriente filosofica del racionalismo por que nos dice que el hombre es capaz de llegar a la vertdad exclusivamente o solamente por la razon .

    OPINION DEL EMPIRISMO.
    No estoy de acuerdo por que niega a la razon ,pero el empirismo puede llegar a alcanzar la verdad por medio de los serntidos.

  6. coz nolberto katherin 12/07/2012 a 6:32 PM #

    COZ NOLBERTO KATHERIN

    RACIONALISMO Y EMPIRISMO

    RACIONALISMO:

    OBSERVACION:
    El racionalismo es la razón, y se da con mucha fuerza en la época moderna, aunque no surgió en este período, porque desde mucho antes, se habían dado intentos en torno a la razón frente a los hechos de la experiencia. Esta corriente se caracteriza por lo real, por los conceptos o sistemas mentales y a la explicación de la ciencia en términos lógicos. Al hombre se le presenta como animal pensante, con dignidad y atributos de persona.

    EMPIRISMO.

    OBSERVACION:
    La necesidad humana de conocer todo aquello que le rodea, a hecho que el hombre se encuentre inmerso en una continua búsqueda de la verdad. Una verdad que en numerosas ocasiones a tenido la sensación de acariciar.

    RACIONALISMO:

    ANALISIS:
    Existe en el sujeto una percepción clara y distinta de los primeros principios del conocimiento que no tiene nada que ver con la sensibilidad, sino que se realiza de un modo puramente racional.

    EMPIRISMO:

    ANALISIS:
    El empirismo es el sentido que niega la existencia de ideas innatas y de toda clase de contenidos cognoscitivos apriorístico, afirmando, tal como ya hemos dicho, que todos nuestros conocimientos provienen de la experiencia y no puede superar las condiciones fácticas que ésta le impone.

    RACIONALISMO.

    COMPARACION:
    El realismo es la razon y la concepción que ve en el espíritu, la mente y el entendimiento, el fundamento de toda relación del hombre con el mundo considerada esta relación como forma superior del pensar humano.

    EMPIRISMO.

    COMPARACION:
    El empirismo sostiene que el hombre debe alcanzar la verdad por medio de los sentidos Afirma que la razon es engañosa y es la causante de la teorias erroneas acerca de la realidad y por esa razon se opone al racionalismo.

    RACIONALISMO.

    ARGUMENTOS:
    El racionalismo entiende la vuelta al sujeto como una vuelta a la razón, al tiempo que como una desvirtuación de la sensibilidad. Conocemos ya la duda sistemática de Descartes, que a través de una crítica radical a la experiencia sensible, conduce a las últimas condiciones indudables de todo conocimiento en el sujeto. Esas condiciones de las que depende todo conocimiento, son las ideas o principios de la razón.

    EMPIRISMO.

    ARGUMENTO:
    para alcanzar el conocimiento verdadero podemos estar seguro de que lo que percibimos con los sentidos o lo que nuestra razón nos hace creer, se corresponde con la realidad el mundo en el que creemos vivir (de forma individual, es decir, cada uno en su mundo), es realmente el mundo en el que viven todos los seres y cosas que percibimos o es fruto de un juego mental y sensitivo combinado.

    OPINION DEL RACIONALISMO
    Yo estoy de acuerdo con la corriente filosofica del racionalismo por que nos dice que el hombre es capaz de llegar a la vertdad exclusivamente o solamente por la razon .

    OPINION DEL EMPIRISMO.
    No estoy de acuerdo por que niega a la razon ,y puede alcanzar la verdad por medio de los sentidos .

  7. Isabel Maria ALDERETE ANCO 12/07/2012 a 7:23 PM #

    metodo inductivo. el impirismo era un hecho donde el hobre se encontraba inmerso a una continua busqueda de la verdad , el cual fue una verdad suspendida en el aire, ya que aparecian nuevas teorias,todos los filosofos ha ido dejando su granito de arena para la construccion de conocimientos cientificos actual.
    analisis.
    este camino no solo busca la verdad de todo que nos rodea, sino tambien sobre los medios que nos valemos para adquerir ese conocimiento, es decir saber sobre aquello que me proporciona el saber.
    generalizacion.
    es realmente el mundo en el que viven todos los seres que percibimos ,con sentido comibinado que hay muchas preguntas sin responder.
    comparacion.esta filosofia al igual a otras han ido buscando cual es realmente la verdad de la razon

  8. JIMM RIVERA DOMINGUEZ 12/07/2012 a 9:46 PM #

    EL EMPIRISMO
    Su filosofía está basada en la experiencia en el ensayo de los experimentos,El conocimiento empírico es el conocimiento basado en la evidencia de la experiencia o la observación
    El empirismo es lo opuesto del racionalismo. En este sentido, se niega la existencia de ideas innatas y de toda clase de contenidos cognoscitivos razonables desde el punto de vista histórico este movimiento se encuentra muy lejos de constituir un movimiento negativo o pesimista; sino más bien al contrario, su posición epistemológica le servirá para oponerse al dogmatismo tan frecuente en su tiempo, sus principales representantes tenemos a: George Berkeley David Hume,John Locke.
    Hoy en día se puede decir del empirismo:en este mundo el más sabio logra saber muy poco, pues todo conocimiento se reduce a ciertos fenómenos y es relativo a una situación y a unas condiciones particulares, es decir, no podemos estar absolutamente seguros de nada, por tanto seamos prudentes y desterremos las posiciones dogmáticas, hagámonos tolerantes, aceptemos las libertades y acostumbrémonos a respetar a los otros. Nuestros débiles conocimientos nos bastan para vivir; conformémonos con ellos, sin pretender desentrañar los enigmas metafísicos ni afirmarnos en verdades absolutas.

  9. TARAZONA SALAZAR, SILVIA 01/11/2013 a 1:45 AM #

    1.- EL EMPIRISMO
     EL EMPIRISMO: Es la tendencia filosófica que considera la EXPERIENCIA como criterio o NORMA DE VERDAD EN EL CONOCIMIENTO.
     Negación de cualquier conocimiento o principio INNATO (que deba ser reconocido como válido necesariamente
     El empirismo se caracteriza por dos aspectos fundamentales:
    a) NIEGA LA ABSOLUTIZACIÓN DE LA VERDAD o, como mínimo niega que la verdad absoluta sea accesible al hombre.
    b) Reconoce que TODA VERDAD DEBE SER PUESTA A PRUEBA y, a partir de la experiencia, puede eventualmente ser modificada, corregida o abandonada.
    • NO SE OPONE de ninguna manera A LA RAZÓN, pero niega la pretensión de establecer VERDADES NECESARIAS, es decir, verdades que valgan de una manera tan absoluta que se haga innecesaria, absurda o contradictoria su verificación o su control. La mayor parte del tiempo actuamos o pensamos de manera empírica.
    • Esperamos que sucedan las cosas más por hábito o costumbre que por razonamiento científico. En este sentido, el EMPIRISMO se contrapone al RACIONALISMO.
    2.- EL RACIONALISMO
    El RACIONALISMO: Es la TENDENCIA FILOSÒFICA que considera LA REALIDAD GOBERNADA POR UN PRINCIPIO INTELIGIBLE al que la razón puede acceder y que, en definitiva, IDENTIFICA LA RAZÓN CON EL PENSAR.
    En sentido general se contrapone al IRRACIONALISMO (no al empirismo), y a lo largo de la historia ha conocido múltiples variantes:

    a) RACIONALISMO ÉTICO: Se denomina así al intelectualismo moral socrático.
    b) RACIONALISMO METAFÍSICO: El racionalismo platónico (que considera la realidad ordenada según el modelo ideal y final del Bien).
    c) RACIONALISMO RELIGIOSO: Es el de los deístas (Kant, los Ilustrados, la Revolución francesa…) que identifican la verdad revelada con los datos últimos de la razón y creen en un dios racional pero no providente.
    d) RACIONALISMO ONTOLÓGICO: es el pensamiento hegeliano (para quien el proceso de lo real coincide con La autorrealización de la Razón o Espíritu).
     LA RAZÓN NO ES UNA FACULTAD (psicológica) sino una concatenación de verdades necesarias.
     En cambio, la tesis del racionalismo es, como se ha dicho, que no hay verdad necesaria, que toda verdad puede ser puesta a prueba, controlada y, eventualmente, modificada o abandonada
    CLASIFICACIÓN DE EMPIRISMO Y RACIONALISMO
     El racionalismo explica todo a través de lo “racional” ósea de la mente, de la inteligencia, ejemplo Dios no se ha comprobado racionalmente que existe, por eso no existe.
     El racionalismo deja llevarse más por el carácter deductivo del hombre.
     La intuición adquiere un rol sumamente relevante y por naturaleza, nunca deja de cuestionarse, valga la redundancia, la naturaleza de la realidad.
     El conocimiento, para los racionalistas, es innato.
     El empirismo se basa en la experiencia, ejemplo Dios existe porque lo he sentido toda mi vida junto a mí.
     El empirismo, sostiene una postura adversa; plantea que el conocimiento se gana a través de la experiencia.

    ANÁLISIS DE RACIONALISMO Y EMPIRISMO
    EL RACIONALISMO
    El racionalismo, del Hume y el Empirismo es el problema del conocimiento que está enfocado en
    Dos puntos de vista
    Que coinciden en varias cosas, entre ellas la necesidad de llegar a verdades universales o al conocimiento verdadero empleando para ello la razón separándole tajantemente de la fe diferenciándose la Iglesia Católica que abordo el conocimiento desde las bases de la misma ciencia.
    Lo que buscan ambos es el criterio de certeza, cada uno potenciando su propia doctrina. Así Descartes por ejemplo llega a él siguiendo a la razón, mientras que Hume lo hace a través de la experiencia.
    EL EMPIRISMO
    El empirismo, es decir que toman al propio ser humano como punto para una reflexión filosófica. Ambos impulsan buscan lo mismo en cada uno de los hombres, el famosos “yo pienso“.
    El Hume y el empirismo en general analizarán los contenidos de la conciencia, mientras que los racionalistas comandados por Descartes buscarán el análisis del contenido del pensamiento.
    El conocimiento en ambos autores y de este análisis es que derivan las dos corrientes mencionadas anteriormente. Que el pensamiento del ser humano, basándose en resultados que sólo obtenían a la razón fueron denominados racionalistas, mientras que aquellos que procuraban encontrar resultados o la verdadera certeza en la conciencia fueron denominados empiristas.
    Todos conocemos ciertas cosas por el uso de la razón y por cuestiones lógicas, pero también que a través del conocimiento, podemos perfeccionar nuestros pensamientos y sobre todo, ampliar todo lo que conocemos.
    El planteo de problemas del conocimiento tanto de Descartes como del propio Hume significó un importante quiebre en el pensamiento de la época, abriendo una brecha con la Iglesia y sobre todo impulsando a los hombres a emplear la razón para determinar las cosas, dejando de lado la fe para obtener conocimiento.
    En el siglo XVIII donde la Iglesia Católica dominaba todo el pensamiento de la época a través de las creencias y de la fe. La aparición de estos pensadores en cierta forma liberó a los hombres de sus cadenas procurando que cada uno de ellos sea capaz de razonar por sí mismos.
    CONPARACION DE RACIONALISMO EMPIRISMO
     Ambas son dos formas de concebir la realidad una a través de la experiencia (empirismo) y la otra a través de la razón.
     La semejanza es que ambas actúan bajo el supuesto de que son refutables, o sea, no son verdades necesarias.
     El empirismo reconoce que la verdad puede ser puesta a prueba y, a partir de la experiencia puede modificarse, corregirse o abandonarse.
     El racionalismo también no hay verdad necesaria, toda verdad pensada puede ser puesta a prueba, controlada y ser modificada o abandonada.
     El empirismo se enfoca en la experiencia y
     E l racionalismo en el razonamiento.

    OBSERVACIÓN DE EMPIRISMO Y RACIONALISMO
    Ambas son teorías del conocimiento y generalmente se contraponen.
    El racionalismo sostiene que hay verdades que se pueden descubrir usando solamente la razón.
    No dice que todas las verdades se descubren mediante la razón, algunas se conocen mediante los sentidos
    El empirismo dice que TODO lo que conocemos lo conocemos a través de la experiencia; que la razón no puede descubrir nada por sí misma.
    La mayoría de los científicos modernos creen que la ciencia está basada en una teoría del conocimiento empirista, pero en realidad el racionalismo también puede fundamentar los principios de la ciencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: